La importancia de perder el tiempo

…Puedo hacer tantas cosas. No, no necesito muchas de ellas, pero puedo, en el sentido de que tengo la posibilidad y la necesidad. Hemos cultivado un ansia de omnipotencia. Como los jóvenes del 68 lo queremos todo y lo queremos ahora. Si buena parte de los avances tecnológicos y sociales habían abierto la puerta a ver el mundo como posibilidad, enseguida hemos convertido la posibilidad en obligación. Me autoexploto. Entrego mi tiempo a desconocidos en las redes sociales. Vendo mi producto, que puede quedarse obsoleto en cualquier momento. Me vendo. Consumo y me consumo… leer más aquí

 

Una selva poblada de especies

Continúo —por última vez, espero— el tema del que hablé en la entrada anterior. Cuando alguien al que apenas conozco, o nada, me entrega su libro de poemas, publicado en una editorial de la que nunca oí hablar, pronuncio un uf para mis adentros y siento un embarazo incómodo que me obliga a desviar la vista y mascullar algo indescifrable incluso para mí mismo, porque el mundo está plagado de poetas terriblemente malos para los que sin embargo, y eso es lo embarazoso, sus poemas son terriblemente importantes. En ese desequilibrio hay una tragedia de la que yo nunca desearía ser testigo…

Seguir leyendo

Foto de Angela Yuriko Smith

Simetrías

Un cuento de regalo, celebrando los veinte años de El Cultural.

“Diez es un número perfecto. Es par. Nuestro sistema de cálculo se basa en ese número. Diez es la nota máxima, esa que nunca alcancé en la escuela: ni siquiera de niña me salían bien las cuentas. Diez son los dedos de las manos. O deberían serlo. Tuve un amigo que se apellidaba Seisdedos. Alguien me contó que ese apellido se debe a una anomalía que afecta a ciertas personas que, en efecto, nacen con seis dedos en cada mano. Alguien así no es un monstruo, es sólo una persona peculiar, te enseña la mano y dices: qué pasada, y cuentas una y otra vez por si es un truco. Yo podría imaginar que un hombre con seis dedos acariciase mi cuerpo desnudo, lo pienso y me da un escalofrío en el que se mezclan la extrañeza y el placer…”

https://elcultural.com/revista/letras/Simetrias/41647

La alegría de leer

Leer por obligación, leer por compromiso, leer por placer. Tres posibilidades de las que hablo aquí.

https://www.zendalibros.com/la-alegria-de-leer/

El Museo de las Mujeres

Mientras llega la próxima entrada de Esto no es un blog, os dejo con esta colaboración en El País Semanal, donde converso con Marianne Pitzen, la artista que creó el primer Museo de las Mujeres del mundo.
Espero que os interese.

https://elpais.com/elpais/2018/10/30/eps/1540892739_000846.html

Fotografía de Ana María Arévalo.

Okupas y premios literarios

Sigo añadiendo fragmentos de mi diario a Esto no es un blog, que empieza así:

31 de agosto

Hoy me siento distante, malhumorado. No sé la razón. Quizá porque me acerco al final de la novela y vuelvo a enfrentarme a las carencias de lo que escribo. Siempre tan lejos de un resultado que de verdad me entusiasme. Cuando empiezas a escribir un libro te parece que tus posibilidades son infinitas. Terminarlo equivale a constatar tus limitaciones.

Seguir leyendo