¿Por qué lo llaman libertad…?

¿Es la libertad de elegir la que más nos importa? ¿Puede ser la libertad una forma de privilegio? ¿Debe estar por encima de la igualdad?

Una marea de libros (5)

Hoy toca hablar de relatos. ¿Existe el relato perfecto? ¿Tiene un relato que ajustarse a un modelo predeterminado? Muchos escritores han afirmado que sí. Pero cada vez está más claro que en ese género caben aproximaciones muy distintas, como muestran Volar a casa, de Daniel Monedero y La oscuridad es un lugar, de Ariadna Castellarnau.

Receta milagrosa contra la decepción política

Este martes escribí sobre cómo ser feliz después de votar. Parece una broma, pero…

Fotografía Reuters/Yegor Aleyev

Una marea de libros (4)

Hoy le toca el turno al amor, también a su ausencia, y a algunas de las emociones que lo acompañan: celos, deseo, temor… De la mano de dos autoras, Elizabeth Harrower, con La Torre vigía (Editorial Impedimenta, traducción de Jon Bilbao), y Camille Laurens, con Clara y Claire (Editorial Sitara, traducción de Juan Gabriel López Guix.

En el enlace encontraréis el vídeo y el audio.

Una marea de libros (3)

En esta ocasión, en #UnaMareadeLibros, hablamos de dos novelas que se remontan al pasado: Kara y Yara en la tormenta de la historia, de Alek Popov, (Editorial Hoja de Lata y traducción de Viktoria Lefterova y Enrique Maldonado), y Centroeuropa, de Vicente Luis Mora (Galaxia Gutenberg).. Una se sitúa en la Segunda Guerra Mundial en Bulgaria, otra en el siglo XIX en una región de Prusia; y, sin embargo, no podemos decir que se trate de novelas históricas. Aquí podéis oír el audio o ver el vídeo donde intento explicarlo.

Cuando lo personal no es político

En esta entrega de La mirada hablo de lo íntimo y de lo político, de la tentación de aislarse, de olvidar el mundo. Y de un bocadillo de queso y pera.

Una marea de libros (2)

Hoy, en Una marea de libros, hablo de Sara Mesa y Mónica Ojeda, dos escritoras muy distintas pero que comparten una escritura que se adentra en la parte oculta de las relaciones humanas, en deseos inconfesables, en violencias estructurales. En esta ocasión Mónica Ojeda lo hace con el libro de relatos Las voladoras (Páginas de Espuma) y Sara Mesa con Un amor (Anagrama).
Podéis ver el vídeo o escuchar el audio aquí.

La sintonía de inicio en el audio es Lovely swindler, de Amaria, y la de cierre The Return, de Nakarada.

El desenamoramiento

¿Queda algo del europeísmo de los españoles en los años noventa? ¿Queda algo de él en algún sitio? ¿Es el Brexit el inicio de una estampida o una oportunidad para una Unión Europea en horas bajas? De esas cosas hablo en este artículo.

“Aquí donde me veis fui intérprete de la Unión Europea desde 1988 hasta que dimití en 2003. Para ser exacto, cuando yo llegué la UE no existía, era la Comunidad Europea, a la que muchos en España aún llamaban el Mercado Común. España había entrado en la CEE el 1 de enero de 1986; nuestro país era un socio joven e ilusionado. Aún intentábamos sacudirnos –y por lo visto no lo hemos conseguido– los residuos del franquismo, la amenaza de involución, la sensación de no pertenecer a la Europa moderna y abierta…” Leer más
Fotografía de Reinhard Krause/Reuters

Una marea de libros (1)

Empiezo esta nueva serie en La marea, en la que, cada dos semanas, hablaré de libros. Lo habitual será que elija dos que tengan relación entre sí, intentando ponerlos en un contexto.
Pero en esta serie no escribiré, sino que hablaré. Podéis elegir: el podcast de audio, para que podáis oírlo donde queráis, en el metro, limpiando la cocina, haciendo deporte…, o el vídeo.
En esta ocasión hablo de Mujer al borde del tiempo, de Marge Piercy (Consonni, trad. Helen Torrres), y de Exhalación, de Ted Chiang (Sexto Piso, trad. Rubén Martín Giráldez). Así que esta vez nos vamos al futuro. Que disfrutéis el viaje.

El sexo de los extraterrestres

En mi sección Vida y ficción en La Marea en papel se publicó este artículo, que ahora puede verse también en el digital. Espero que os guste.

“El presente es terrorífico porque es irreversible y está hecho de hierro”, se dice en una escena de Lemy contra Alphaville, de Godard. Y en otro momento: “Para nuestra desgracia, el mundo es real”. En ese mundo real y terrible desaparecen palabras cada día, porque se prohíben, y aparecen otras nuevas para expresar lo que es obligatorio decir. Allí los poetas no se multiplican como hongos igual que en nuestro mundo, sino que tienden a suicidarse tras ser enviados a los barrios periféricos porque dicen cosas incomprensibles.”

Leer más aquí

Fotografía: fotograma de la película Mars attacks!, de Tim Burton