Cuando papá se entere de que te lamo el teclado…

Sobre padres que secuestran a sus niños para protegerlos de un mundo corrupto. Supuestamente.

https://www.lamarea.com/2020/01/24/cuando-papa-se-entere-de-que-te-he-lamido-el-teclado/

Fotograma de Canino, de Yorgos Lanthimos.

Bailar después de las bombas

Nueva entrada en La mirada de José Ovejero

https://www.lamarea.com/2020/01/15/la-mirada-de-jose-ovejero-bailar-despues-de-las-bombas/

Fotografía: Una proletaria lee la revista ‘Der Arbeiter-Fotograf’ (El fotógrafo de los trabajadores), 1928. Foto: Deutsche Fotothek/Hans Bresler

Escribir para cambiar el mundo

…el arte transforma la realidad al revelar sus rincones invisibles, modificando así nuestra forma de entenderla o imponiéndonos una perspectiva nueva de lo que nos rodea. Pero no es solo eso, no se trata solo de ver, se trata de acceder a una emoción que resignifica el mundo y nuestra forma de estar en él…

El artículo completo de mi serie Vida y ficción en  https://www.lamarea.com/2019/12/27/escribir-para-cambiar-el-mundo/

lustración de Sara Herranz para el libro ‘Tranquilas. Historias para ir solas por la noche’. Ed. Lumen

Una belleza terrible

“¿Por qué, al menos en el arte, nos atrae lo oscuro, lo terrible, lo doloroso?… Si buscamos la tristeza y lo terrible en el arte, probablemente se debe a que somos conscientes de que en él se encuentra una verdad que en la vida cotidiana se nos escapa.” Lee el artículo completo aquí.

Imagen: fragmento del fresco Judas ahorcado, de Pietro Lorenzetti.

Lavapiés y las Islas Galápagos

Me piden un artículo en El Cultural sobre la pregunta siguiente: ¿Es posible un turismo sostenible? Mi respuesta, aquí.

Y la de Antonio Soler un poco más abajo.

En la tumba de Primo Levi

En julio se cumplen los cien años del nacimiento de Primo Levi, para mí uno de los escritores más grandes de la segunda mitad del siglo pasado. No tengo la impresión de que se le esté recordando como se merece. Por eso quise hacer esta pequeña contribución.

https://elpais.com/elpais/2019/06/03/eps/1559569461_517058.html

Y tú, ¿de qué tienes miedo?

Pero el miedo también puede responder a una valoración racional de un peligro. Lo difícil es distinguir la paranoia del temor sensato. De lo que podemos estar seguros es de que los temores colectivos, racionales o no, acaban encontrando su reflejo en el arte: las películas de monstruos de los años treinta y primera mitad de los cuarenta serían inconcebibles sin el auge del nazismo y la amenaza bélica; tampoco es casual que poco después de 1945 las películas de miedo más populares fueran las de Abbott y Costello, el alivio que produce reírse del propio miedo una vez que la amenaza parece haber pasado… Mi nuevo artículo en La Marea.

Fotografía de la exposición El miedo, ¿un sentimiento alemán?