Una novela ha salvado la vida a mi madre

La literatura como salvación: dos historias reales.

Felicitaciones sinceras del Grinch

No soy muy de felicitar las Navidades, prefiero felicitar el año, pero esta vez hago una excepción.

Nuestra gente

Este martes escribía sobre los nostálgicos del golpismo, sobre esos salvadores de la patria que, en realidad, lo que pretenden es destruirla porque no les gusta.
“…Pero, en el fondo, una vez que tuvieron que resignarse al fin de la dictadura, no han dejado de defender lo mismo: una democracia que solo es tal si gobierna la derecha; el resto es declive, desastre, perdición y las hordas comunistas escalando las murallas de la patria con el cuchillo entre los dientes. Añorantes de la guerra civil, hacen lo mismo que entonces: agitar la amenaza de un golpe de izquierdas (Iglesias, que quiere destruir la democracia) para justificar sus anhelos golpistas.”

Puedes leer el artículo completo aquí.
Imagen: fotograma de La caída de los dioses, de Luchino Visconti.

Una marea de libros (6) Poemas para cambiar el mundo

A la pregunta de si la literatura sirve para algo y si la literatura transforma la realidad, quizá solo se pueda responder de verdad escribiendo. Por ejemplo, escribiendo poesía. Y hoy traemos dos libros de poemas que van más allá de la experiencia personal de quien los escribe y se instalan en un contexto social y político, de manera más o menos velada, más o menos explícita, porque lo que sucede en nuestro entorno nos afecta: nuestra experiencia es también cómo nos cambia el mundo en el que vivimos. Y a ese mundo se asoman dos libros muy interesantes, Hijos de la bonanza, de Rocío Acebal Doval (Editorial Hiperión), y La cadena del frío, de Diego Sánchez Aguilar (Editorial La estética del fracaso).

Aquí encontraréis el vídeo y el podcast completos.

¿Por qué lo llaman libertad…?

¿Es la libertad de elegir la que más nos importa? ¿Puede ser la libertad una forma de privilegio? ¿Debe estar por encima de la igualdad?

Una marea de libros (5)

Hoy toca hablar de relatos. ¿Existe el relato perfecto? ¿Tiene un relato que ajustarse a un modelo predeterminado? Muchos escritores han afirmado que sí. Pero cada vez está más claro que en ese género caben aproximaciones muy distintas, como muestran Volar a casa, de Daniel Monedero y La oscuridad es un lugar, de Ariadna Castellarnau.

Receta milagrosa contra la decepción política

Este martes escribí sobre cómo ser feliz después de votar. Parece una broma, pero…

Fotografía Reuters/Yegor Aleyev

Una marea de libros (4)

Hoy le toca el turno al amor, también a su ausencia, y a algunas de las emociones que lo acompañan: celos, deseo, temor… De la mano de dos autoras, Elizabeth Harrower, con La Torre vigía (Editorial Impedimenta, traducción de Jon Bilbao), y Camille Laurens, con Clara y Claire (Editorial Sitara, traducción de Juan Gabriel López Guix.

En el enlace encontraréis el vídeo y el audio.

Una marea de libros (3)

En esta ocasión, en #UnaMareadeLibros, hablamos de dos novelas que se remontan al pasado: Kara y Yara en la tormenta de la historia, de Alek Popov, (Editorial Hoja de Lata y traducción de Viktoria Lefterova y Enrique Maldonado), y Centroeuropa, de Vicente Luis Mora (Galaxia Gutenberg).. Una se sitúa en la Segunda Guerra Mundial en Bulgaria, otra en el siglo XIX en una región de Prusia; y, sin embargo, no podemos decir que se trate de novelas históricas. Aquí podéis oír el audio o ver el vídeo donde intento explicarlo.

Cuando lo personal no es político

En esta entrega de La mirada hablo de lo íntimo y de lo político, de la tentación de aislarse, de olvidar el mundo. Y de un bocadillo de queso y pera.