Nuestra gente

Este martes escribía sobre los nostálgicos del golpismo, sobre esos salvadores de la patria que, en realidad, lo que pretenden es destruirla porque no les gusta.
“…Pero, en el fondo, una vez que tuvieron que resignarse al fin de la dictadura, no han dejado de defender lo mismo: una democracia que solo es tal si gobierna la derecha; el resto es declive, desastre, perdición y las hordas comunistas escalando las murallas de la patria con el cuchillo entre los dientes. Añorantes de la guerra civil, hacen lo mismo que entonces: agitar la amenaza de un golpe de izquierdas (Iglesias, que quiere destruir la democracia) para justificar sus anhelos golpistas.”

Puedes leer el artículo completo aquí.
Imagen: fotograma de La caída de los dioses, de Luchino Visconti.