A primera vista, Una mujer, de Annie Ernaux (Cabaret Voltaire, Trad. Lydia Vázquez) y Jávea, de Alberto Torres Blandina (Editorial Candaya) son muy diferentes. Y es verdad que el estilo contenido de Ernaux no se parece en nada al torrencial de Torres Blandina. Que el tono de este es coloquial y el de ella pulcro, elegante. Y que Ernaux habla sobre todo de la madre y él sobre todo de sí mismo. Pero, en los dos casos estamos ante eso que podemos llamar novela de no ficción, y las dos  comparten un rasgo poco frecuente: están escritas desde una aguda conciencia de clase, incluso con rencor de clase. 

Podéis encontrar la videorreseña y el audio aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s