Así empieza todo

La primera entrada es la más difícil. Igual que decidir la primera frase de una novela, de un cuento, de un poema. Pero, al contrario que en un libro, esta primera entrada irá siendo empujada hacia abajo por otras. Como si en lugar de un inicio fuese un recuerdo cada vez más borroso. Y an algún momento nadie la tendrá ya en cuenta, uno de esos acontecimientos que creíamos cruciales pero que acabamos olvidando, porque ocurren tantas cosas en un solo día que cada suceso termina sepultado por un alud de nuevos sucesos. Y, sin embargo, nada desaparece de verdad. Estamos constituidos en buena medida por lo que hemos olvidado, por lo que nos ha ido construyendo aunque no lo percibiésemos.

La estructura de blog da primacía a la actualidad, lo más reciente se sitúa arriba, como si también fuese lo más relevante. Así vivimos, en ese engaño. En estas condiciones, leer se vuelve un trabajo de arqueología íntima. Del hoy al pasado y, a veces, de las consecuencias a las causas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s